Entrevista al Diácono Lucas Barroso.

Entrevista al Diácono Lucas Barroso.

Triuduo en honor de los Beatos Mártires Riojanos Monseñor Enrique Angelelli y compañeros.

1° Día: Meditamos sobre la vida laical. 
Agradeciendo a Dios por el martirio de Wenceslao Pedernera, esposo y padre de familia.

La palabra de Dios ilumina nustra vida
Del Evangelio según San Mateo (20, 1-8) 
Dijo Jesús a sus discípulos: el Reino de los Cielos se parece a un propietario que salió muy de madrugada a contratar obreros para trabajar en su viña. Trató con ellos un denario por día y los envió a su viña. 
Palabra del Señor.

Meditamos en silencio como Jesús nos llama, por medio del bautismo, a trabajar en medio del mundo, sembrando el Reino de Dios

La voz del Pastor: 
Nos enseñaba Mons. Enrique: 
“A ustedes laicos cristianos de La Rioja, organizados o no, jóvenes o adultos, con distintas responsabilidades en la comunidad riojana, encontrarán en el obispo y en el presbiterio nuestro servicio pastoral pronto para que logren, cada vez más, ser maduros en la fe; para que asuman mejor la responsabilidad temporal que les incumbe como laicos y se comprometan mejor para hacer de nuestra Rioja una comunidad más fraterna, más justa, más realizada y más feliz. Por eso piensen, reflexionen, dialoguen, opinen, participen, oigan, aprendan, obedezcan, intervengan, inquiétense, angústiense por los demás, sean solidarios y corresponsables con todos; testifiquen, vayan y produzcan fruto abundante de vida, de testimonio y compromiso cristiano; siéntanse corresponsables junto al obispo, a los sacerdotes y a las religiosas de la misión de la Iglesia. El lugar de ustedes es estar comprometidos en lo temporal, en el desarrollo integral del pueblo riojano. La casa del obispo es la casa de ustedes.” 
(Primer mensaje a la Diócesis de La Rioja, 24 de agosto de 1968)

Vida de los testigos de nuestgra iglesia.

Wenceslao Pedernera: Nació en San Luis en el año 1938. Siendo adolescente se integró al Movimiento Rural Diocesano. Trabajando en Mendoza conoció a su esposa Martha, con quién tuvo tres hijas: María, Susana y Estela. En 1974, atraído por la pastoral de Mons. Angelelli se trasladó a La Rioja para integrarse en la formación de la cooperativa “La Buena Estrella”. Impregnó su vida de amor evangélico a los más necesitados trabajando para que todos pudieran tener las mismas posibilidades de trabajo y desarrollo. Durante la madrugada del 25 de julio de 1976 fue asesinado delante de su familia. Sus últimas palabras, dirigidas a su esposa e hijas, fueron: “No tengan odio”

Rezamos: Padre Nuestro. Ave María y Gloria. 
G: Beatos Mártires riojanos. 
R: Rueguen por nosotros. 
Rezamos la oración pidiendo la canonización de nuestros beatos mártires:

Dios, Padre de nuestro Señor Jesucristo, 
que en Él y por Él manifestaste bienaventurados 
a los que tienen hambre y sed de justicia,
y a los perseguidos y ultrajados por causa suya, 
te imploramos que la Iglesia en Argentina 
recoja y siga haciendo fecunda 
la siembra evangélica de los Siervos de Dios 
Enrique Angelelli, Carlos de Dios Murias, 
Gabriel Longueville y Wenceslao Pedernera. 
Te pedimos la gracia
de ver proclamados sus nombres 
entre los santos mártires de tu Iglesia.
Que sus vidas y muertes, como testigos de la fe en Jesús, 
afiancen por tu Espíritu la esperanza 
en el corazón de tu pueblo, 
para que, peregrinando hacia el Tinkunaco final, 
construya la paz en la justicia y el amor. Amén