EVANGELIO DEL DÍA JUEVES 21/05/2020

EVANGELIO DEL DÍA JUEVES 21/05/2020

EVANGELIO DEL DÍA JUEVES 21/05/2020

Lectura del Libro de los Hechos de los Apóstoles
Hch 18, 1-8

En Corinto
En aquellos días, Pablo salió de Atenas y se fue a Corinto. Allí encontró a un judío, llamado Aquila, natural del Ponto, que acababa de llegar de Italia con su mujer, Priscila, en acatamiento a las órdenes de Claudio, que expulsó de Roma a todos los judíos. Pablo se acercó a ellos, y como eran del mismo oficio, se quedó a vivir y a trabajar con ellos. Su oficio era fabricar tiendas de campaña. Cada sábado Pablo discutía en la sinagoga y trataba de convencer a judíos y griegos.
Cuando Silas y Timoteo llegaron de Macedonia, Pablo se dedicó por completo a la predicación y afirmó delante de los judíos que Jesús era el Mesías. Como éstos lo contradecían y lo insultaban, se rasgó las vestiduras y dijo: “Que la sangre de ustedes caiga sobre su propia cabeza: yo soy inocente. De ahora en adelante, iré a hablar a los paganos”.
Salió de allí y entró en la casa de Tito Justo, que adoraba a Dios, y cuya casa estaba al lado de la sinagoga.
Crispo, el jefe de la sinagoga, creyó en el Señor, junto con toda su familia. Asimismo, al oír a Pablo, muchos de los corintios creyeron y recibieron el bautismo.

Comentario:
Para el mundo de entonces, Corinto, la capital de la provincia de Acaya, era la ciudad de las dos culturas, griega antes y romana después. Asentada en el istmo que une la Grecia continental con la isla del Peloponeso era un importante nudo de comunicaciones con dos puertos, Licaon al oeste y Cencreas  al este. Rica y cosmopolita, una ciudad de población tan variada había acogido a las religiones más variadas del imperio. Con más de medio millón de habitantes, era famosa por su inmoralidad y por la gran diferencia entre ricos y pobres. 
Para Pablo fue la ciudad del amor y del dolor, a la que dedica año y medio de evangelización, muchos afanes y varias cartas. Para Lucas, era la ciudad donde el evangelio se abrió definitivamente a los paganos y al imperio romano, después del rechazo por parte de los judíos. Para los cristianos de hoy, Corinto es la ciudad donde surgió una de las comunidades más conocidas e  importantes de la Iglesia primitiva, cuya vida y dinamismo siguen inspirando a quienes leemos las dos cartas que Pablo les escribió.
Las fechas de la estancia de Pablo en la ciudad, son las más seguras de toda la cronología del Nuevo Testamento: desde Diciembre del año 50 hasta junio del 52, más o menos. Lucas sitúa históricamente la actividad de Pablo en Corinto con la alusión de la expulsión de los judíos de Roma por el emperador Claudio y la mención del gobernador de Acaya, Galión (18,12). La expulsión de los judíos de Roma, ocasionará la llegada providencial a Corinto de un matrimonio judeo-cristiano, Priscila y Aquila.
Con la mención de este matrimonio cristiano de refugiados, Lucas comienza una rápida narración de acontecimientos: llegada de los colaboradores Silas y Timoteo; predicación de Pablo acerca de Jesús, el Mesías, en la sinagoga; conversión, nada menos, que del jefe de la sinagoga, Crispo; oleada de conversiones de corintios; rechazo por la mayoría de los judíos y propósito de dirigirse en adelante a los paganos.-

Evangelio según San Juan
Jn 16, 16-20

Alegría tras la pena
En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “Dentro de poco tiempo ya no me verán; y dentro de otro poco me volverán a ver”. Algunos de sus discípulos se preguntaban unos a otros: “¿Qué querrá decir con eso de que: ‘Dentro de poco tiempo ya no me verán, y dentro de otro poco me volverán a ver’, y con eso de que: ‘Me voy al Padre’?” Y se decían: “¿Qué significa ese ‘un poco’? No entendemos lo que quiere decir”.
Jesús comprendió que querían preguntarle algo y les dijo: “Están confundidos porque les he dicho: ‘Dentro de poco tiempo ya no me verán y dentro de otro poco me volverán a ver’. Les aseguro que ustedes llorarán y se entristecerán, mientras el mundo se alegrará. Ustedes estarán tristes, pero su tristeza se transformará en alegría”.

Comentario:
Jesús habla de un misterioso “dentro de poco”. Ese poco tiempo se refiere a la pasión. Tiempo de no visión y aflicción. El gozo vendrá después de la resurrección: de nuevo  el Señor los verá  y se alegrará su corazón con una alegría que nada ni nadie les va a quitar.-