EVANGELIO DEL DÍA SABADO 11/04/2020

EVANGELIO DEL DÍA SABADO 11/04/2020

EVANGELIO DEL DÍA SABADO 11/04/2020

Epístola de San Pablo a los Romanos

Rm 6, 3-11
Muertos al pecado, vivos con Cristo
Hermanos: Todos los que hemos sido incorporados a Cristo Jesús por medio del bautismo, hemos sido incorporados a él en su muerte. En efecto, por el bautismo fuimos sepultados con él en su muerte, para que, así como Cristo resucitó de entre los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros llevemos una vida nueva.
Porque, si hemos estado íntimamente unidos a él por una muerte semejante a la suya, también lo estaremos en su resurrección. Sabemos que nuestro hombre viejo fue crucificado con Cristo, para que el cuerpo del pecado quedara destruido, a fin de que ya no sirvamos al pecado, pues el que ha muerto queda libre del pecado.
Por lo tanto, si hemos muerto con Cristo, estamos seguros de que también viviremos con él; pues sabemos que Cristo, una vez resucitado de entre los muertos, ya no nunca morirá. La muerte ya no tiene dominio sobre él, porque al morir, murió al pecado de una vez para siempre; y al resucitar, vive ahora para Dios. Lo mismo ustedes, considérense muertos al pecado y vivos para Dios en Cristo Jesús, Señor nuestro.
Comentario:
En el ámbito de Dios en que se mueve el cristiano, ya no hay lugar para el pecado. Y así, le recuerda a la comunidad de Roma lo que ya conoce bien: que por el bautismo el cristiano se une a Cristo en su muerte y resurrección, que es un morir para vivir.
Pablo es realista y sabe que el pecado no ha sido aún completamente desterrado del mundo; por eso describe la incorporación a Cristo por el bautismo como un proceso que ya ha comenzado. Con un despliegue de metáforas audaces en las que vierte toda su pasión de apóstol, Pablo contempla a los bautizados en el mismo acto redentor de Cristo como: consagrados al Mesías y sepultados en su muerte (4), injertados en su resurrección (5), crucificada su vieja condición humana y anulada su condición de esclavos (6), para terminar con la exhortación final: “considérense muertos al pecado y vivos para Dios en Cristo Jesús” (11).

 

Evangelio según San Mateo
Mt 28, 1-10

Resurrección  de  Jesús
1 Transcurrido el sábado, al amanecer del primer día de la semana, María Magdalena y la otra María fueron a ver el sepulcro. 2 De pronto se produjo un gran temblor, porque el ángel del Señor bajó del cielo y acercándose al sepulcro, hizo rodar la piedra que lo tapaba y se sentó encima de ella. 
3 Su rostro brillaba como el relámpago y sus vestiduras eran blancas como la nieve. 
4 Los guardias, atemorizados ante él, se pusieron a temblar y se quedaron como muertos. 5 El ángel se dirigió a las mujeres y les dijo: “No teman. Ya sé que buscan a Jesús, el crucificado.  6 No está aquí; ha resucitado, como lo había dicho. Vengan a ver el lugar donde lo habían puesto. 7 Y ahora, vayan de prisa a decir a sus discípulos: ‘Ha resucitado de entre los muertos e irá delante de ustedes a Galilea; allá lo verán’. Eso es todo”.
8 Ellas se alejaron a toda prisa del sepulcro, y llenas de temor y de gran alegría, corrieron a dar la noticia a los discípulos.
Se  aparece  a  las  mujeres
9 Pero de repente Jesús les salió al encuentro y las saludó. Ellas se le acercaron, le abrazaron los pies y lo adoraron.
 10 Entonces les dijo Jesús: “No tengan miedo. Vayan a decir a mis hermanos que se dirijan a Galilea. Allá me verán”.
Comentario: Fragmentos extraídos de “La Biblia  de Nuestro  Pueblo” - Autor Luis Alonso Schöker. ÁGAPE  Libros.
Si en el relato de la pasión los tres sinópticos siguen sendas paralelas, en los de la resurrección presentan divergencias impresionantes. Ninguno intenta describir el momento y modo de la resurrección, ya que trasciende la experimentación sensible. Simplemente afirman triunfalmente el hecho y lo confirman con relatos diversos.
Mateo estiliza su breve relato en tres momentos: el mensaje del ángel  a las mujeres, la aparición de Jesús a ellas y la misión de los apóstoles (16s).
Las mujeres van a hacer una visita de afecto o inspección.  Un súbito temblor de tierra anticipa un giro inesperado de los acontecimientos. Mateo se limita luego a presentar los hechos humanamente accesible, como el temblor de tierra, la tumba vacía y la aparición del Resucitado a las mujeres.
Del sepulcro vacío lo admiten todos, pero las explicaciones son diversas, según la postura tomada ante la persona de Jesús.
Es interesante notar que son dos mujeres las encargadas de realizar el primer anuncio de este acontecimiento. Teniendo en cuenta que en aquella cultura el testimonio de una mujer no era considerado válido, llama la atención el hecho de que los evangelistas relacionen únicamente  el descubrimiento de la tumba vacía con estas mujeres.
Lo que ocurrió en aquel momento sigue ocurriendo hoy. La resurrección de Jesús no es un hecho comprobable, sino un hecho sobrenatural admisible únicamente desde la fe. Cuando se cierra el corazón a la fe, la resurrección pasa automáticamente al terreno de la leyenda.
Para un cristiano, la resurrección es el fundamento de su fe. Pablo dice que si Cristo no ha resucitado, vana es nuestra fe. (1 Cor 15,14.17).

PALABRAS DEL  PAPA  FRANCISCO
Dios remueve las piedras más duras, contra las que se estrellan las esperanzas y expectativas: la muerte, el pecado, el miedo, la mundanidad. La historia de la humanidad no termina delante de la piedra que sella un sepulcro. Cada uno esta noche está llamado a encontrar en el Viviente al que remueve del corazón las piedras más pesadas. Antes que nada preguntémonos: ¿cuál es mi piedra por remover, cómo se llama esta piedra? (Homilía del Sábado Santo 20 de abril de 2019).