El Cura Gonzalo Llorente se hizo cargo de la parroquia de Ulapes.

El Cura Gonzalo Llorente se hizo cargo de la parroquia de Ulapes.

En una emotiva ceremonia, en la tarde noche del pasado sábado, presidida por el obispo Dante Braida, el sacerdote Gonzalo Llorente junto al diacono Lucas Barroso se hicieron cargo de la parroquia Virgen del Rosario del departamento General San Martin.

En el momento previo a la celebración de la misa, el párroco Gonzalo ante el obispo Dante y dos testigos de la comunidad realizó la profesión de fe y el juramento de fidelidad que fue rubricado por los presentes en el acta del sensible momento.

Con una parroquia colmada de fieles, miembros del Concejo Pastoral, referentes de servicios de comunidades, la presencia del sacerdote saliente, Roberto Mural quien se desempeñó durante más de cinco años en el lugar, como así también el párroco Carlos Baigorrí quien lo hizo durante más de 20 años, el diacono Lucas, dos seminaristas, también se contó con la asistencia del intendente departamental, Rodolfo Flores.

Para comenzar la ceremonia, se leyó el Decreto donde se lo nombra y se lo constituye al cura Gonzalo Llorente como Administrador Parroquial y a Lucas Barroso como diacono inscripto de la parroquia de Ulapes, luego un miembro de la comunidad brindó palabras de bienvenida a los nuevos integrantes de la parroquia, Gonzalo Llorente y Lucas Barroso deseándoles muchos éxitos en este nuevo caminar durante este año al incorporarse a la parroquia Virgen del Rosario de Ulapes, para finalizar agradeciendo al saliente padre Roberto Mural, haciendo referencia al paso del cura durante los años anteriores.

Con mucha emoción, todos los presentes que participaban de la misa, fueron testigos y compartieron un hecho de mucha significación, la renovación de las promesas sacerdotales, después de 35 años de su ordenación donde realizó por primera vez sus votos como sacerdote.

Para finalizar se concluyó la emotiva jornada con un brindis organizado por los miembros de la parroquia, concretándose la despedida con mucha emoción del párroco saliente, Roberto Mural y el recibimiento con mucha alegría al nuevo equipo pastoral, cura Gonzalo y diacono Lucas Barroso, quien dentro de unos pocos meses será ordenado sacerdote, ceremonia que está prevista realizarse en la Catedral de la Capital Riojana.